votar_apostar_futuro.jpg

Votar es apostar por nuestro futuro

Dice el proverbio que no hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague.

Pues el plazo llegará el 6 de junio próximo. Sólo faltan quince días.

¿Y la deuda? Pues ya la estamos pagando. Hasta donde lo indica la información, a través de los pagos por la deuda pública, el costo de la cancelación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México en Texcoco y los bonos hasta por 40 años a cargo de las tarifas aeroportuarias futuras además de las multimillonarias pérdidas de Pemex y la CFE. La lista es mucho más larga, pero este no es un análisis financiero exhaustivo de la economía nacional.1

También estamos pagando por la desaparición de servicios de salud, cuidados infantiles en guarderías, falta de medicinas para pequeños con cáncer, que no se apoyaron a los micro y pequeños negocios de los que quebraron alrededor de un millón de emprendimientos, un aumento en el desempleo, una trágica inseguridad que tiene al país ensangrentado como nunca. Todo, al amparo del llamado austericidio. Bueno aquí también la lista es muy larga.

Y seguimos pagando con vidas humanas los titubeos y errores en 2020 para iniciar el plan de control de la pandemia del Covid, que hizo crecer los contagios y víctimas mortales a cifras inimaginables de más de 600 mil2 fallecidos, aunque la cifra oficial apenas indicaba 221,080 muertes al veinte de mayo.

A ello tenemos que agregar otras vidas del reciente accidente en el que perdieron la vida 26 mexicanos que son parte de la crónica de una tragedia largamente anunciada, por cierto, totalmente propiedad del mismo grupo político que ha gobernado la capital del país desde 1997.

Se tienen sólo dos opciones:

1. Acudir a las urnas y votar para expresar ahí nuestra voluntad política, o
2. No votar y abstenerse para dejar ciegamente que otros decidan nuestro futuro.

No estamos bien informados sobre los resultados del combate a la corrupción ni sobre el credo de “primeros los pobres”. Seguimos esperando que se hagan realidad las promesas de acabar la corrupción del pasado, pero también del presente. La lista de la impunidad es muy, muy larga.

A los pobres no se les está enseñando a pescar, sino que se les regala el pescado con lo cual la productividad de la nación se reducirá sin remedio.
En política exterior, de una falsa “amistad” con el promotor de la insurrección golpista del 6 de enero, pero finalmente derrotado Trump, entramos en una fase que no ha podido descifrar el gobierno actual: la relación Biden-López.

Se falla en entender fondo y forma de los cambios de paradigma de la relación económica y comercial que de manera integral incluye ahora los temas ambientales, el campo laboral, la propiedad intelectual, entre otras de las nuevas reglas contenidas en los acuerdos paralelos anexos al TMEC que aceptó --ya que se sabe que no negoció—el premiado Subsecretario de América del Norte, quien aseguró a sus contrapartes demócratas que el senado mexicano las ratificaría sin quitarle una coma.

Y así sucedió en una apresurada sesión digna de recordar donde un senador preguntaba irónicamente, pero “¿qué prisa por arrodillarse?”, al tiempo que otro señalaba que el proyecto de dictamen se circuló apenas esa misma mañana y por ello se acabó aprobando al vapor. Ya comenzaron las controversias en materia de trabajo (Tamaulipas y Celaya) pero la lista seguirá aumentando.

Pero el asunto más triste en este capítulo internacional es la anemia de nuestro jefe de estado al dirigir la política exterior con una confusa mezcla de antiimperialismo al que acusa de apoyar golpistas mexicanos, pero al mismo tiempo se le pide una limosnita de vacunas. En otras palabras, diplomacia ineficiente e ignorancia sobre el cambio que está llevando a cabo la administración demócrata actual, que sí conforma una transformación para dejar atrás las políticas liberales de Ronald Reagan (1981-1989) y dar paso a una democracia social con un activo papel del estado, cuidado del planeta y otras decisiones que parecen estar en ruta de colisión con los proyectos de energía del actual gobierno de México.

Sabemos que la sociedad mexicana está profundamente dividida. Que los partidos políticos están en peligro de extinción, que se tienen que renovar los liderazgos, que la oposición está muda de propuestas y quelas campañas están vacías de contenido. De la 3 de 3, es decir las declaraciones patrimoniales, de impuestos y de no conflicto de intereses nadie habla ya ni le interesa.

Además, salvo excepciones, no se escuchan propuestas para beneficio real de los ciudadanos, sino un verdadero salpicadero de lodos y mensajes para retrasados mentales.

Es decir, una clase política sin brújula y sin propuestas.

Sólo nosotros los ciudadanos podemos deshacer ese nudo gordiano con nuestro voto y la toma de conciencia de que el futuro lo tenemos que dictar nosotros.

¡Los ciudadanos somos la verdadera s oposición y somos mayoría!

Tenemos que rechazar las falacias de que votar en libertad por el cambio, es “conservadurismo”, y que busquemos el regreso de la corrupción que, por otra parte, sólo parece haber cambiado de apellido.

A las elecciones del 6 de junio debe seguir la exigencia permanente sobre resultados de las promesas de campaña, la rendición de cuentas, la eficacia y eficiencia de los gobiernos y las instituciones que les estamos entregando temporalmente, repito, temporalmente.

Termino esta nueva invitación a expresarse en las urnas, tomando prestadas las palabras de José Woldenberg, “la mexicana es una sociedad compleja, masiva, modernizada, profundamente desigual, pero también diversa en la que coexisten idearios, aspiraciones e intereses numerosos y que en ellos reside la riqueza de nuestra nación”.

Nos vemos en las urnas para dar el primer paso.


1. Ver por ejemplo dos artículos del ex secretario de Hacienda Carlos y Crédito Público Carlos Urzúa en El Universal La creciente deuda pública de México en https://www.eluniversal.com.mx/opinion/carlos-m-urzua/la-creciente-deuda-publica-de-mexico y Daño patrimonial y nadie es responsable (hasta ahora) en El Financiero, en https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/alejo-sanchez-cano/2021/05/17/dano-patrimonial-y-nadie-es-responsable-hasta-ahora-de-ello/
2. New Analysis puts Mexio´s c Covid dead toll at over 600,000, nearly triple official figure, https://mexiconewsdaily.com/news/coronavirus/new-analysis-puts-mexicos-covid-death-toll-at-over-600000-nearly-triple-official-figures/
Foto: https://www.politicaexterior.com/mexico-algo-mas-que-elecciones-intermedias/