freno_trump.jpg

¿Qué y quiénes frenaron a Trump?

El inquilino de la Casa Blanca ha pasado por encima de algunas instituciones en Estados Unidos y ha tomado decisiones que han sido rechazadas, denunciadas y legisladas en su contra, lo que mantiene a la Unión Americana en vilo, polarizada y francamente dividida.
Las elecciones intermedias de 2018 se convirtieron en una especie de referéndum que dividió aún más al país y fortaleció el contrapeso del legislativo, con una cámara de representantes de mayoría demócrata. En los meses siguientes, preparan iniciativas y una abierta oposición a algunas de las acciones presidenciales en temas estratégicos, destacadamente salud, migración y, sin duda comercio.
Uno de esos temas fuertemente controvertido es el tema de la inmigración que se viene arrastrando desde la campaña presidencial con la propuesta de construir un muro en la frontera con México para frenar a todos aquellos que quieren refugiarse, asilarse o ir a vivir a ese país en busca no del sueño americano, sino de lo que sea, con tal de que no sea su país. Un objetivo más, frenar el tráfico de drogas ilegales.
Otro asunto es el comercio internacional, que pasa por la creencia del presidente 45 entre mercantilista, nativista, aislacionista y finalmente proteccionista que ha conducido a la confrontación en una abierta guerra contra sus principales socios comerciales, comenzando por sus vecinos en América del Norte, Europa, Asia y China en particular que es gran villano.
En América del Norte, la cuestión no son exclusivamente las importaciones y exportaciones, sino el paquete completo con inversiones, ocupación y la cambiante división internacional del trabajo que ha incidido sobre la localización de las inversiones estadounidenses en Asia, tanto para fabricación como para ensamblaje. México cae dentro de esta categoría en varios sectores como el automotriz, el electrónico y numerosas cadenas globales y regionales de valor.
A ello se debe agregar la imparable tendencia mundial hacia la robotización de la producción de bienes y servicios lo que ha generado desocupación en ciertos sectores y relocalización de inversiones, pero que en la visión económica poco sofisticada del presidente 45 es un designio antiestadounidense que debe combatirse con base en sus lemas de “hacer grande a los Estados Unidos otra vez” y o el otro de “Estados Unidos primero”.
En ese entorno se iniciaron las negociaciones para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte que llegaron a su fin el pasado mes de noviembre, el cual debería ser ratificado por los órganos legislativos de Canadá, Estados Unidos y México para que entre en vigor.
Canadá y México, iniciaron ese proceso apenas hace una semana. Pero en Estados Unidos se iniciaría desde hace meses, con resultados mixtos, pues las reglas para hacerlo exigen una serie de consultas que realiza nada menos que la nueva cámara de representantes. En ese trámite legislativo no todo se había desarrollado suavemente, sino que se incrementaron las diferencias con los republicanos y con el propio ejecutivo.
Y todo ello en un entorno de auténticos insultos, desplantes y conflictos entre el propio Presidente y la portavoz de esa Cámara.
El presidente 45 acumuló molestias y frustraciones por esos retrasos, que forman parte de la lucha por el poder entre los dos partidos y eventualmente la presidencia en el 2020.
En el otro frente, no podemos olvidar la actitud xenófoba, y francamente antimexicana en materia de migración desde sus primeras declaraciones como aspirante a la presidencia en la primera campaña. También la intensa lucha por la expulsión de miles de migrantes, aún los documentados y su fijación fundamental: la construcción del muro para impedir el paso de migrantes, drogas y todo tipo de males que llevan los extranjeros. Los mexicanos han sido y seguiremos siendo el blanco permanente.
Hacia fines del 2018 se agregó un aumento en la emigración masiva de centroamericanos que derramó el vaso. Pero las complicaciones en otros frentes son múltiples:
• Sin muro, porque se le han negado los fondos para ello, con una migración masiva tocando las puertas de su frontera sur;
• Sin un apoyo efectivo para la ratificación rápida del nuevo acuerdo comercial que ya no lo calificó como de libre comercio, sino sólo Acuerdo (USMCA en inglés);
• Con una enorme presión demócrata por disputarle la presidencia en la que el vicepresidente Biden le saca delantera en las encuestas;
• Con una espada de Damocles de la investigación de Robert Mueller que no le ha exculpado realmente de la cuestión de la obstrucción de la justicia;
• Con enojadas voces que piden inclusive que se le lleve a juicio (impeachment);
• Con una guerra comercial en pleno desarrollo con la segunda economía del mundo, que tiene poderosas armas para mantenerla por el tiempo que sea necesario;
• Con una presión interna por el excesivo consumo de drogas y la elevada mortalidad por sobredosis de opiáceos, que se ha salido de control;
• Con el líder coreano Kim Jong Un que ya le ha tomado el pelo en tres ocasiones en que se han reunido con él. Corea del Norte, sigue manteniendo su poderío nuclear y sla fabricación de misiles de mediano y largo alcance.
• Con la creciente cercanía entre Vladimir Putin y Xi Jinping.
Parece que se requería un gran distractor, un asunto que llenara los titulares, que hicieran lucir al presidente 45 como un líder que merece la reelección y que sabe cómo defender los intereses y la soberanía estadounidenses. Escalar el conflicto con Irán no pareció tan factible, el remedo de la guerra fría con el triángulo Rusia-Venezuela-Cuba, aparte de estarse desvaneciendo no tendría el impacto necesario para que Fox News le ayudase a colocarse a la cabeza de las encuestas.
¿Y qué tal México? ¡Eso siempre ha dado buenos resultados!
Ya se habían enviado señales claras, comenzando con la visita de Jared Kushner y los encuentros con funcionarios de la actual administración mexicana.
Sobre el TMEC en este momento ya no se puede exigir nada más, pues durante las negociaciones los Estados Unidos, obtuvo prácticamente todas las exigencias en las famosas siete píldoras envenenadas, entre ellas los porcentajes del origen, la cláusula de revisión y terminación, la solución de controversias, por mencionar los más conocidos. Además, México ya cumplió con el compromiso de modificar las leyes laborales para implantar finalmente la democracia sindical y, sobre todo, para poder elevar los salarios industriales conforme lo establece el nuevo acuerdo. Los demócratas han insistido sobre esa cuestión como requisito para aprobarlo.
Pero el financiamiento para el muro no lo han aprobado los demócratas. Así, los centroamericanos siguen llegando en crecientes “caravanas” y francamente México no ha dado señales efectivas de estar controlando esos movimientos de personas. Al contrario se les había ofrecido una política de brazos abiertos y ese aliciente ha elevado notablemente el número de migrantes. De un desacuerdo entre dos funcionarios de alto nivel entre México y Estados Unidos en Florida, el presidente 45 le pidió, de hecho la renuncia a su secretaria de seguridad interior Kirstjen Nielsen.
La elección de la presión hacia México parecía inminente, pero estaba pasando desapercibida en México, al grado de que el 30 de mayo en la sesión matutina del Presidente, se anunciaba que había buenas señales para enviar el TMEC al senado ese mismo día. Se tenían algunas indicaciones de que en la Cámara de Representantes también había buen ánimo. El subsecretario de América del Norte de la Cancillería Jesús Seade Kuri dijo entusiasta “En Estados Unidos, están avanzando las cosas en una forma muy atractiva”.1 Además de que en Canadá se estaba iniciando también el proceso de ratificación. La tarde de ese jueves, en medio de ese festivo entusiasmo, se estaba entregando el texto del acuerdo al senado de México.
Esa misma mañana del jueves 6 el presidente 45 declaró a los periodistas, afuera de la Casa Blanca, que estaba preparando una "declaración importante" sobre el aumento de la violencia […] Será una declaración que tiene que ver con la frontera y que tiene que ver (sic) con la gente que cruza ilegalmente la frontera y será mi mayor declaración hasta ahora en la frontera […] Vamos a hacer algo muy dramático en la frontera porque la gente viene a nuestro país."2.
Ese mismo día con unas cuantas horas de diferencia, Estados Unidos lanzó la ofensiva con tuits del presidente 45. También firmó una declaración que fue tanto un ataque a los legisladores demócratas como a México utilizando la ley de Poderes económicos internacionales de emergencia (International Emergency Economic Powers) que le permite ejercer su autoridad “para tratar con cualquier amenaza inusual y extraordinaria, que tenga su fuente en su totalidad o en parte sustancial fuera de los Estados Unidos, a la seguridad nacional, la política exterior o la economía de los Estados Unidos, si el presidente declara una emergencia nacional con respecto a dicha amenaza”. 3
En ese texto se exigía a México detener la migración centroamericana y aceptar mantener en territorio nacional a aquellos que esperan las decisión de Estados Unidos, so pena de imponer aranceles contra todos los productos de exportación, comenzando con 5% en junio y escalable hasta el 25% hacia el mes de octubre.
Además, por medio de otro tuit presidencial preguntaba “¿Están los señores de la droga y los coyotes realmente dirigiendo México? Pronto lo sabremos! 4
Las exigencias fueron claras:
“México cuenta con leyes de inmigración muy estrictas y podría detener fácilmente el flujo ilegal de migrantes, incluso mediante su retorno a sus países de origen.”
“México podría rápida y fácilmente impedir que los extranjeros ilegales pasen a través de su frontera sur con Guatemala.”
“Desde el punto de vista de la seguridad, la seguridad nacional, militar, económica y humanitaria, no podemos permitir que este grave desastre continúe. Cruzan la frontera y luego los devolvemos a territorio mexicano.”
“Miembros de pandillas, contrabandistas, traficantes de personas y drogas ilegales y narcóticos de todo tipo están llegando a través de la Frontera Sur y directamente a nuestras comunidades".
“Los cárteles y coyotes están teniendo un impacto cada vez mayor en el lado mexicano de nuestra frontera sur. Se trata de una grave amenaza que debe ser eliminada de manera decisiva.”
Al mismo tiempo, México no puede permitir que cientos de miles de personas se desplacen sobre su tierra y nuestro país, violando el territorio soberano de los Estados Unidos. Si México no toma medidas decisivas, pagará un alto costo"5
Y las consecuencias, si nuestro país no cumple con esas exigencias, serían:
“a partir del 10 de junio de 2019, Estados Unidos impondrá un arancel del 5 por ciento a todos los bienes importados de México. … si la crisis persiste, los aranceles se elevarán al 10 por ciento el 1 de julio de 2019 … si México aún no ha tomado medidas para reducir drásticamente o eliminar el número de extranjeros ilegales que cruzan su territorio hacia los Estados Unidos, las tarifas se incrementarán al 15 por ciento el 1 de agosto de 2019, al 20 por ciento el 1 de septiembre de 2019 y al 25 por ciento el 1 de octubre de 2019. Los aranceles se mantendrán permanentemente en el nivel del 25 por ciento a menos y hasta que México detenga sustancialmente la entrada ilegal de extranjeros a través de su territorio.”6
En ese escenario, aparte de una carta personal del Presidente López, el gobierno de México decidió enviar a los Estados Unidos una delegación encabezada por el secretario de relaciones exteriores. Ese fin de semana (2 de junio) se comenzó también a movilizar la guardia nacional hacia la frontera sur de México con lo que estamos creando nuestra propia border patrol que estará compuesta nada menos que por 6,000 efectivos. En otra acción ampliamente difundida, se lograron deportar vía aérea a 109 migrantes hondureños,7 mientras la delegación realizaba contactos y hacía los preparativos para las reuniones a partir del miércoles 5.
Desde Londres e Irlanda, el presidente 45 no desperdició oportunidad para reiterar las exigencias y asegurar que impondría los aranceles como lo establecía la declaración del 30 de mayo.
Hacia el interior de los Estados Unidos las reacciones fueron de un rechazo generalizado hacia la decisión presidencial, tanto de demócratas e inclusive de republicanos 8, de productores y de otros actores con interés en la ratificación del TMEC. En una carta abierta, exembajadores estadounidenses criticaron la medida y recomendaron no aplicarla, expertos advirtieron del daño a la economía de ese país, si se llegase a concretar la elevación de aranceles, se manejó la ilegalidad de la medida pues los aranceles son responsabilidad del legislativo, se ratificó que la medida violaba igualmente el propio TLCAN y las reglas de la Organización Mundial de Comercio, entre otras de las reacciones contra la necedad presidencial.
Al cabo de tres días de encuentros, en Washington, se llegó a una conclusión y se firmó una declaración conjunta, donde se da cuenta de los siguientes compromisos que asumía México:
1. “México incrementará significativamente su esfuerzo de aplicación de la ley mexicana a fin de reducir la migración irregular, incluyendo el despliegue de la Guardia Nacional en todo el territorio nacional, dando prioridad a la frontera su”
2. “México está tomando acciones decisivas para desmantelar las organizaciones de tráfico y trata de personas, así como sus redes de financiamientos y transporte ilegales.”
3. “Los Estados Unidos extenderán de manera inmediata la instrumentación de la sección 235(b)(2)(C) a lo largo de su frontera sur. Ello implica que aquellos que crucen la frontera sur de Estados Unidos para solicitar asilo serán retornados sin demora a México, donde podrían esperar la resolución de sus solicitudes de asilo.”
4. “…por razones humanitarias y en cumplimiento de sus obligaciones internacionales, autorizará la entrada de dichas personas mientras esperan la resolución de sus solicitudes de asilo. México, de acuerdo con sus principios de justicia y fraternidad universales, ofrecerá oportunidades laborales y acceso a la salud y educación a los migrantes y sus familias mientras permanezcan en territorio nacional, así como protección a sus derechos humanos.”9
Hasta donde se puede leer en la declaración conjunta y su comparación con las propuestas de Estados Unidos ése país mantuvo todas sus exigencias, a cambio de lo cual ya no aplicará aranceles a las importaciones mexicanas de manera indefinida. Todavía se desconocen los detalles de la posible compra de miles de toneladas de productos agrícolas de ese país para, tal vez, asegurar la autosuficiencia alimentaria.
La percepción que se tiene de todo este evento es que el presidente 45 ganó, algunos puntos entre su electorado xenófobo y antinmigrante, pero perdió espacios que beneficiarán a los demócratas, quienes utilizaron y seguirán utilizando esta ilegalidad presidencial en el siguiente paso que es la ratificación del TMEC, que aunque sea aprobado tendrá que ajustarse a los tiempos que marque la Cámara de Representantes y Nancy Pelosi en particular.
¿Cuál fue la ganancia para México?
En materia migratoria, nuestro país está en un callejón sin salida porque tardó en adoptar una política migratoria apegada a las leyes, desde que a fines de 2018 el gobierno aceptó primero recibir a los migrantes que devolvía el gobierno estadounidense (encuentro Ebrard-Pompeo) y segundo cuando declaramos (Olga Sánchez) que México aplicaría una política de brazos abiertos frente a la migración, que entusiasmó no sólo a centroamericanos sino a nacionales de otros países incluyendo el Caribe con Cuba a la cabeza, africanos y asiáticos.
Por ello se ha aceptado ser tercer país seguro, aunque no se le llame así oficialmente (ver el punto 3 de la declaración) al igual que la movilización de la guardia nacional no sólo a la frontera con Guatemala, sino a once municipios fronterizos con el objetivo de contener a los migrantes lo que significa, al final de cuentas, documentar a los extranjeros como lo establecen las leyes nacionales lo cual es una aceptación de la exigencia de los Estados Unidos, porque no lo estaba haciendo nuestro país.
Lo que queda claro también es que a los migrantes que entreguen los Estados Unidos a México, se les apoyará con “oportunidades laborales y acceso a la salud y educación a los migrantes y sus familias mientras permanezcan en territorio nacional, así como protección a sus derechos humanos.”10 Por precaria que sea, tratándose de decenas de miles de personas, este compromiso llega en un momento en que la economía enfrenta una clara contracción y aumento en la desocupación. La austeridad republicana no se aplicará ahí.
También se aprobaron algunas líneas en relación con el “Plan de Desarrollo Integral” lanzado por el gobierno de México en conjunto con los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras … para la promoción de la prosperidad, el buen gobierno y la seguridad en Centroamérica”11 el cual aunque podría tener resultados a largo plazo, es positivo. Esperemos conocer el costo que tendrá para nuestro país.
En otras palabras, no negociamos, la eliminación de los aranceles, que no merecieron ni una línea en el comunicado conjunto. Sí, aunque usted no lo crea. Lo que sí sabemos oficialmente es que el “Acuerdo” de suspensión definitiva se revisará en 45 días al cabo de los cuales se volvería a la mesa de negociaciones si México no cumple con lo que comprometió. Lo que “negociamos” y aceptamos fueron los términos de las exigencias migratorias estadounidenses que ya se habían planteado a México. ¡Y eso es lo que celebramos en Tijuana!
Y tal vez por ello el boletín matutino de CNN de este lunes 10 lo sintetiza diciendo que “los críticos en Estados Unidos acusaron una vez más al Presidente a dar una vuelta de victoria por haber arreglado una crisis que él ayudó a crear. Más combustible fue arrojado al fuego durante el fin de semana cuando The New York Times informó que la mayor parte de lo que estaba en el acuerdo del viernes eran cosas que México ya había acordado hacer en anteriores conversaciones sobre inmigración”12
La visita de Trump a México como candidato en 2016 catapulto su candidatura y posterior triunfo, ahora parece repetirse la historia con este nuevo triunfo a costa de México que posiblemente catapulte su reelección.


1. Sesión en Palacio Nacional del 10 de junio.
2. https://www.texastribune.org/2019/05/30/trump-threatens-mexico-tariffs-central-american-migrants-cross-border/
3. Gobierno de los Estados Unidos de América. En https://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/Documents/ieepa.pdf
4. https://twitter.com/realdonaldtrump
5. https://www.whitehouse.gov/briefings-statements/statement-president-regarding-emergency-measures-address-border-crisis/
6. Ibidem
7. https://www.milenio.com/politica/inm-mexico-deporta-109-migrantes-hondurenos
8. “El presidente Trump enfrenta una seria oposición de su propio partido en relación con sus planes para imponer tarifas a México … en lo que se llamó la “revuelta republicana sobre la amenaza de tarifas de Trump” https://www.youtube.com/watch?v=MmXlT-VRW0U
9. Declaración Conjunta México Estados Unidos, https://www.gob.mx/sre/documentos/declaracion-conjunta-203701
10. Declaración conjunta México Estados Unidos https://www.gob.mx/sre/documentos/declaracion-conjunta-203701
11. Ibidem
12. https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgxwCgzLGZQNsRSzTKcFmRPhZRsWL