neoliberalismo_2.jpg

Neoliberalismo I

En las últimas dos décadas del siglo pasado se transformaron las variables del orden económico mundial establecido desde Bretton Woods durante los primeros años de la II posguerra.

Pero a partir de ahí pronto aparecieron dialécticamente lo signos de nuevos tiempos políticos, económicos, financieros y monetarios que se concretaron en cambios de paradigmas que antes parecían inmutables. Algunos de los más destacados:

1. Pocos años antes las dos crisis del petróleo habían provocado el abandono del patrón oro, lo que cambio la dinámica del Fondo Monetario International y realineó las divisas de todos los países.

2. El financiamiento que fluyó durante años para la reconstrucción de posguerra y algunos fondos para impulsar el desarrollo de decenas de países del «tercer mundo» recientemente independizados y otros más, se trasladaron esencialmente de la banca multilateral a la banca privada, obviamente con tasas de interés más elevadas.

3. Numerosos países acumularon deuda externa por encima de su capacidad de pago, entre otros Polonia, Argentina, Brasil y México cuyas economías aceptaron programas de ajuste económico y financiero (devaluaciones, renegociación de su deuda y otros condicionamientos).

4. Algunos procesos de integración, aunque con problemas como los europeos se fortalecieron, mientras que en América Latina se debilitaron, en parte por la imposibilidad de superar el modelo de substitución de importaciones que requería más tiempo de maduración y mayor cooperación regional efectiva.

5. En la cúspide de esos cambios económicos, en parte provocados por el fin en la división del mundo en dos sistemas, cayó el muro de Berlín y se diluiría el socialismo real casi en todas las latitudes. En pocos años toda Europa –salvo notables excepciones por conflictos bélicos— los dilectos miembros del bloque soviético se afiliaron ansiosamente al sistema de integración europea y adoptaron las políticas neoliberales más ortodoxas. La Federación Rusa no es todavía miembro de la OMC, pero también hizo suyas esas políticas. China, desde fines de los años setenta, adoptaría el sistema capitalista con rostro socialista en el proceso de modernización iniciado por Teng Xiao Ping.

6. Apareció y se extendió rápidamente el fenómeno de la conquista del mercado mundial de los factores de producción, destacadamente el trabajo, en un modelo que se adoptó todo el mundo y se expresaba a través de la palabra que lo abarcaba todo: la globalización.

7. De la mano de esa expansión planetaria de la producción, la distribución y el consumo, se llevaban a cabo las Rondas de Negociación del GATT que evolucionó para convertirse en la Organización Mundial de Comercio en 1994 cuando se sumó China.

8. América Latina experimentó complejos problemas de desarrollo, falta de integración comercial, sobrendeudamiento, planes de ajuste y sucesivas crisis financieras, especialmente durante la famosa «década pérdida». En esos años comenzó igualmente a desvanecerse el appeal anticomunista de las dictaduras militares y se fue produciendo el retorno a la democracia.

9. De esa misma década se debe recordar que el Banco Mundial y las otras instituciones que formaban parte de la banca multilateral, promovieron grandes cambios en la estructura financiera mundial con un claro mensaje para los países en desarrollo de que a partir de entonces, para obtener crédito externo y endeudarse, se tendrían que sujetar a condiciones macroeconómicas y financieras, que permitiesen un manejo ordenado de sus economías. Esas nuevas reglas se sintetizaron en el famoso Consenso de Washington.

10. A partir de ahí, se impusieron las recetas económicas, financieras y monetarias --dirigidas mayormente a los países en desarrollo— las cuales se bautizaron y comenzaron a conocerse como el neoliberalismo en todos los foros políticos, económicos y académicos.

Los países deudores, comenzaron a tomar las amargas medicinas de esa época. A continuación detallo brevemente la adopción en México de esas políticas neoliberales:

Continuará…