productividad_laboral.jpg

La productividad laboral en México

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicp (OCDE) define la productividad como la relación entre el volumen de producción y el volumen de insumos 1. Es decir, mide la eficiencia con la que los insumos de producción, como la mano de obra, el capital y otros factores, se utilizan en una economía para generar un determinado nivel de producción.

La secretaria del trabajo del futuro gobierno confirmaba a los medios la muchas veces propuesta de campaña del presidente electo y delineaba con mayores detalles el proyecto que llevará a cabo en esa dependencia para dar empleo, ingresos y estudios a 2.6 millones de jóvenes con un costo de “108 mil millones de pesos”.2

Se ha reiterado que los fondos para llevar a cabo estas transferencias de recursos tendrán su origen en los ahorros que se obtengan del programa de austeridad, de las disminuciones a los sueldos de alrededor de 250 mil funcionarios de alto nivel en la administración pública y de otros recortes en prestaciones, vehículos, guardaespaldas, choferes, seguros de gastos médicos y muchos otros que están incluidos en las 50 medidas de austeridad ya publicadas.

Se celebra la iniciativa de atender las necesidades de esos millones de mexicanos que no tienen oportunidad de estudiar, pero tampoco tienen una actividad remunerada, bien porque no han terminado sus ciclos escolares completos o porque fueron rechazados por las escuelas públicas. Obviamente tampoco tienen recursos para aspirar a estudiar en escuelas privadas cuyas colegiaturas son elevadas aún para perceptores de ingresos medios y altos. Igualmente se aplaude el proyecto de tratar de sacar de la desocupación y la falta de oportunidades laborales a esos jóvenes.

Pero aquí surge algunas preguntas y dudas que esperemos las pueda responder en su momento la futura secretaria del trabajo.

Aunque faltan detalles de ese masivo subsidio benefactor, queda claro que las cifras todavía se tienen que afinar. Según la información de la más joven secretaria del gabinete del presidente Lic. López, que despachará en las nuevas oficinas que dice ya estar buscando en León Guanajuato, la “inversión” total será de 108 mil millones de pesos.

Un cálculo con los datos que ella misma proporcionó a los medios indica que el desembolso anual para esos 2.6 millones de jóvenes a los que se les entregará un pago mensual de $3,600 pesos mensuales, se elevará a la suma de $112.2 mil millones anuales –cifra similar a la señalada por la futura funcionaria— pero olvidó decirnos que en el sexenio el valor total podría rondar los $675 mil millones de pesos. Porque, como todos sabemos, la educación tiene ciclos de secundaria de tres años, preparatoria dos y mínimo cuatro para facultad. Se desconoce cómo se distribuirán esos $108 mil millones que anunció la futura secretaria, es decir por cuánto tiempo se otorgará el subsidio a cada joven ¿meses o años? ¿cubrirá ciclos completos? Al parecer apenas se está empezando el recuento de los eventuales beneficiarios.

El presupuesto total de la UNAM, por ejemplo, es de 33 mil millones de pesos, es decir si se mantiene el programa durante todo el sexenio, ello equivaldría al sostenimiento de veinte UNAM.

Es interesante subrayar que en toda la presentación en video y con la información que se proporcionó a los medios, no se hizo la más mínima referencia a la palabra mágica que debería sustentar este nuevo proyecto, la productividad laboral de todo el país, la cual experimentará modificaciones importantes ipso facto, pues se alterarán las dos variables de su medición: el número de personas ocupadas y el valor del producto que crean.

El desempeño de esta variable crítica en la economía mexicana ha sido verdaderamente desalentador. Hace más de 25 años, el país producía $ 17.90 dólares por cada hora trabajada mientras que en 2016 fue de $18.70 dólares, es decir un aumento de 4%. La gráfica 1 muestra la tendencia y las fluctuaciones en la productividad de la que depende, a su vez, la competitividad de la nación que muestra también un avance bastante modesto.

Para tener una idea de la situación de México en el mundo en materia de productividad, se comparan datos de tres países: Corea del Sur, Turquía y Chile durante ese mismo período de 25 años. Como se visualiza en la gráfica 2, esas economías aumentaron su productividad en 95%, 119% y 195%, respectivamente, en tanto que nuestro país sólo creció 4% como se mencionaba antes.

Los escenarios del gasto que supone el mantenimiento de esos millones de jóvenes sobre la productividad y, finalmente, la competitividad del país, se ubicarían alrededor de los siguientes criterios.

Gráfica 1

grafica1_productividad.png

Elaborada con datos de Measuring Productivity. OECD Manual, en línea, en www.sourceOECD.org

1. Hoy esos jóvenes no aportan ni un peso a la producción, y cuando sean empleados como aprendices en el sector privado o público, su contribución, será igualmente marginal. Si van a dividir su tiempo en estudiar y trabajar, tal vez no se les pueda exigir un horario de ocho horas, o se sacrificarán sus horas dedicadas al estudio, pues el día sólo tiene 24 horas.

2. En el mediano plazo, es decir en todo el sexenio, aumentará el costo del insumo trabajo en casi $700 mil millones de pesos, en tanto que su contribución al producto sería marginal lo que no favorecería un aumento en la productividad.

3. Al final de cuentas, la productividad laboral de la economía en su conjunto decrecerá pues se aumentará el valor de las horas trabajadas durante el año, mientras que el producto que generen permanecerá igual o no aumentará significativamente.

4. Si se toma como punto de partida el cálculo de la OCDE del producto por hora trabajada en México de dólares de EUA el aumento neto de la productividad sería negativa, pues se incrementarán las personas que trabajan en 2.6 millones, mientras que la producción sólo experimentará aumentos marginales, además de que reduciría el tiempo de trabajo de quienes se dediquen a enseñarles el oficio como aprendices.

Gráfica 2

grafica2_productividad.png

Elaborada con datos de Measuring Productivity. OECD Manual, en línea, en www.sourceOECD.org

La elevación de la productividad siempre ha sido un reclamo de los negocios cuando se habla de aumentar los salarios mínimos en abierta oposición a los aumentos por decreto. El programa de asimilación de 2.6 millones de «ninis» no parece responder a los aumentos en la productividad que le urgen a México. Por lo pronto se deduce de esa misma entrevista que la futura secretaria del trabajo pondrá en práctica un aumento del salario mínimo a $100.00 diarios, pero tampoco se hace mención a los efectos sobre la productividad.

Además, esa política de educación y ocupación parciales no puede considerarse de manera aislada, sino que debe enfocarse desde un punto de vista integral tomando en cuenta los otros factores que están íntimamente vinculados: el bienestar, la evolución científico-tecnológica, la innovación y la desigualdad, es decir el desarrollo económico y social.


1. OCDE, Estadísticas de productividad en: https://data.oecd.org/lprdty/gdp-per-hour-worked.htm

2. Entrevista de Julián Sánchez a la futura secretaría del trabajo http://www.eluniversal.com.mx/nacion/politica/secretaria-del-trabajo-de-amlo-promete-empleo-para-26-millones-de-jovenes agosto 3 de 2018