comercio_eu_guerra.jpg

Abre fuego EUA en la guerra comercial

“we’re not looking to get into trade wars.”
Steven Mnuchin
(enero 26, 2015

“la diferencia es que las tropas estadounidenses
(en la guerra comercial)
están llegando ahora a las murallas”
Wilbur Ross
(enero 26)

“Las guerras comerciales son buenas y fácil de ganar”
Presidente 45 de EUA
(marzo 1, 2018)

Decíamos el pasado 23 de febrero (¿Ya comenzó la guerra comercial?) que el presidente 45 y su secretario de comercio Wilbur Ross abrían la Caja de Pandora con las primeras acciones concretas para hacer realidad sus deformaciones mercantilistas cuando impusieron aranceles de importación a paneles solares y lavadoras, esencialmente contra el comercio de esos bienes procedente de China y Corea del Sur.

El primer día del mes de marzo, lanzaron otra ofensiva de mayor alcance al anunciar el establecimiento de aranceles abiertamente punitivos de 25% a las importaciones de productos de acero y de 10% para productos de aluminio, con claros destinatarios: Canadá, la Unión Europea, Corea del Sur, México, Brasil, China y otros países más (ver gráfica al final).

Ya no es amenaza sino una realidad. Por ello las reacciones de muchos países han sido claras y tajantes. Al rechazo individual de los países se deben agregar las advertencias de la Organización de Comercio Mundial y del Fondo Monetario Internacional. Además de la abierta condena a esa decisión unilateral (Justin Trudeau las considera “absolutamente inaceptables”), China fue más allá y aseguró que “si otros países siguen el ejemplo estadounidense, se terminará afectando el actual orden internacional”. En tanto que los productores de acero japoneses argumentaron que esa decisión “provocará una reacción negativa en cadena”. En la Unión Europea, varios países también rechazaron la medida estadounidense, al tiempo que otros anunciaron represalias como Alemania donde afirmaron que “impondrán tarifas a las Harley-Davidson, al bourbon y a la ropa de mezclilla Levis”. La reacción de Francia, a través de su ministro de economía, puntualizaba que en una guerra comercial sólo habrá perdedores, además de hacer un llamado a formular una respuesta firme y coordinada de la Unión Europea.

La excepción –por llamarla de alguna manera— la protagonizó el jefe negociador mexicano en el TLC, quien tenía la esperanza de que Estados Unidos excluyera a México de ese aumento arancelario pensando tal vez que la visita del secretario mexicano de economía arreglaría la situación con su contraparte Wilbur Ross en su visita relámpago a Washington.

La realidad proteccionista estadounidense debe irse tomando en cuenta con seriedad en nuestro país, ya que no ha sido secreta ni sorpresiva, además de que no se han leído adecuadamente los mensajes del presidente 45, ni los de su millonario Wilbur Ross quien lo ha advertido con claridad desde hace rato. Tal vez Jared Kushner –en entredicho y a quien se le rebajada su nivel de acceso a temas sensibles— tampoco se había enterado o les mintió a sus contrapartes de nuestra cancillería.

El desenlace hasta hoy es claro: a las exportaciones de México no se le excluirá de los nuevos aranceles (25% para aceros y 10% para aluminio) a menos que firme el nuevo TLCAN como lo propone Washington. Con este ultimátum las rondas negociadoras que se realizaron desde la segunda mitad de año pasado se convierten en una farsa (a hoax, como dice el presidente 45). Si no los convenzo en la mesa de negociación, entonces los chantajeo.

Otro asesor del presidente 45, Peter Navarro, aclaró frente a CNN que no habría excepciones y que los nuevos aranceles se aplicarían a todos los países, pues “tan pronto como se exenta a un país, se tiene que exentar otros”.

Hoy marzo 5, luego de su regreso de Washington, el Secretario de Comercio Guajardo, declaró en un tuit que “México no debe ser incluido en los aranceles de acero y aluminio. Es la manera equivocada de creación de un #TLCAN moderno”. Bueno, eso está bien teóricamente, pero la realidad es otra. Unas horas antes, en un tuit madrugador el presidente 45 había dicho “Tariffs on steel and aluminum will only come off if new & fair NAFTA agreement is signed. Also Canada must”.¿Entonces, ¿cuál es la estrategia de México?

En el otro frente, el de la política exterior, concretamente el tráfico de drogas, el presidente 45 también lanzó otro tuit en el que pide que “Mexico must do much more on stopping drugs from pouring into the U.S. They have not done what needs to be done. Millions of people addicted and dying”.

La respuesta del Canciller mexicano que no se hizo esperar, advirtió que “el tráfico ilegal de drogas es una responsabilidad compartida entre EUA y nuestra cooperación se guía por este principio”. La responsabilidad compartida, la hemos manejado como una plataforma básica de la cooperación desde hace muchos años, pero no funciona, por múltiples razones. México tiene una “guerra” declarada contra el tráfico con un elevadísimo costo de militarizar grandes zonas de nuestro país, violencia, etc., en tanto que Estados Unidos no ha reducido, sino por el contrario ha elevado el consumo de toda una diversidad de drogas, sin que conozcamos cómo cumple su responsabilidad.

grafica abre fuego


1BBC Edición Digital, "Trump steel tariffs: European Union Gears up for trade war". Marzo 2, 2018
2Ibidem
3Ibidem
4BBC Edición Digital, Trump Steel Tariffs: IMF warns plan would hurt US. Marzo 2, 2018.
5Milenio Digital, videos, 9:38 am, marzo 5 de 2018
6Milenio Digital, videos, 6:51 am, marzo 5 de 2018
7El Universal Digital. Nota de Misael Zavala. Lunes 5 de marzo de 2018.
8Ibidem